Género

De Wiki Causas Comunes
Info-wiki.png Para editar la Wiki, sumar, corregir, aclarar ...
  1. CREAR cuenta.
  2. Una vez creada la cuenta, presionar EDITAR en la sección correspondiente.
  3. MODIFICAR/AGREGAR texto.
  4. GUARDAR cambios
  5. VER más detalles sobre la edición, ACÁ

Problemática / Causa Común

Implementación de la Educación Sexual Integral, a nivel nacional.

Contexto

La "Educación Sexual Integral" (ESI) es el conjunto de actividades que se hacen en la escuela para que lxs niñxs y adolescentes aprendan a conocer y respetar su propio cuerpo y su voluntad de forma autónoma, puedan asumir actitudes responsables respecto a su sexualidad, y conozcan y respeten el derecho a la identidad, la no discriminación y el buen trato. [1]

En el 2006, el Congreso aprobó, con un amplio consenso, la Ley de Educación Sexual Integral .

Sin embargo, 13 años después, el Informe de la evaluación Aprender muestra resultados desalentadores:

A nivel nacional, el 79% de los alumnos secundarios manifestaron no haber recibido educación sexual,por otra parte, un 76% indicó que en su establecimiento no se abordaron temas relativos a la violencia de género. En ambos casos, lxs alumnxs manifestaron su interés por recibir información sobre estas temáticas.[2]

Por otro lado, en lo que respecta al nivel primario, existe un capítulo enteramente dedicado a la ESI, del cual podemos extraer los siguientes datos: Según lxs alumnxs, solo se trabajaron contenidos sobre "como evitar el abuso sexual" en un 37%, y solo un 43% indicó haber recibido formación sobre métodos de prevención del embarazo y de transmisión sexual. Con lo que respecta a "diversidad de las personas: apariencia física, orientación sexual e identidad de género", solo un 55% respondió afirmativamente cuando se le consultó si se los había informado sobre este tema. Asimismo, al ser consultados los docentes sobre los contenidos trabajados en el aula durante el 2018, indicaron que solo en un 20% se trataron las "nuevas formas de masculinidad y femineidad en el marco de la equidad de género", en un 22% se abordaron temáticas relativas a métodos anticonceptivos, en un 27% se dictaron contenidos sobre "el embarazo: aspectos biológicos, sociales, afectivos y psicológicos y en un 28% la prevención de enfermedades de transmisión sexual. [3]

Según Magdalena Odarda en su proyecto de ley, "Una encuesta realizada entre octubre de 2016 y abril de 2017 a casi 2900 jóvenes por la Fundación Huésped, el Colectivo por los Derechos Sexuales y Reproductivos y FUSA en todo el país revela que la mayoría de los estudiantes señaló que se abordaron temas vinculados al aparato reproductivo (86%) y a los métodos anticonceptivos y a la prevención de infecciones de transmisión sexual (72%). Pero muchos un menor porcentaje de jóvenes señala haber tratado en el aula temas vinculados a embarazo en la adolescencia, aborto e igualdad de derechos entre hombres y mujeres. A su vez, los encuestados señalaron que, ante casos de embarazo o discriminación por orientación sexual o identidad de género, en la mayoría de las oportunidades estos temas fueron discutidos entre los propios alumnos o no se habló del tema en la institución." [4]

Encuesta Aprender 2017 por Jurisdicciones (Educación secundaria 5to y 6to año)

NEA

Actividades que les gustaría que la escuela aborde y no lo hace:

  • Educación sexual 77%
  • Usos de nuevas tecnologías 74%
  • Violencia de género y otros tipos de violencia 72%.

NOA

Actividades que les gustaría que la escuela aborde y no lo hace:

  • Educación sexual 81%
  • Violencia de género y otros tipos de violencia 74%

CENTRO

Actividades que les gustaría que la escuela aborde y no lo hace:

  • Educación sexual 83%
  • Violencia de género y otros tipos de violencia 77%

CUYO

Actividades que les gustaría que la escuela aborde y no lo hace:

  • Educación sexual 80%
  • Violencia de género y otros tipos de violencia 74%

PATAGONIA

Actividades que les gustaría que la escuela aborde y no lo hace:

  • Educación sexual 84%
  • Violencia de género y otros tipos de violencia 76%


Embarazos adolescentes en Argentina

En Argentina, actualmente, cada tres horas, una niña de entre 10 y 14 años tiene un parto en argentina (Fuente: Unicef). [5] De los 700 mil nacimientos que hay por año en Argentina, el 16% proviene de madres adolescentes de entre 15 y 19 años (en algunas provincias equivale al 25%) y más de 3000 son de niñas de 10 a 13 años. El 69% de esas mujeres adolescentes no planearon ese embarazo. Los embarazos no deseados suelen ser mayor entre las mujeres del 20% de los hogares más pobres, en particular las que tienen menor escolaridad y viven en áreas rurales quienes, sin acceso a métodos anticonceptivos, están más expuestas al embarazo no deseado.[6]

En la Ciudad de Buenos Aires, el 31% de los 200 jóvenes encuestados no recibió educación sexual en la secundaria. El 69% restante la asoció con contenidos vinculados al funcionamiento del aparato reproductivo (95%), métodos anticonceptivos (94%) y prevención de enfermedades de transmisión sexual (92%). Y dijeron que recibieron menos de dos horas de cátedra al año durante su secundario (poco enfoque en igualdad de derechos, violencia de género, abuso y acoso).[7]

La evidencia demuestra que en aquellos países en los cuales se implementó la educación sexual, la situación de lxs niñxs y adolescentes respecto al cumplimiento de sus derechos mejora notablemente. Por ejemplo, en Ecuador la tasa de embarazo de mujeres de 15 años disminuyó en un 70% luego de la implementación de la ley.[8]

En estos años, la evidencia generada en torno a la educación sexual indica resultados positivos sobre la salud y la vida de las personas: la ESI funciona, como se sostiene en esta publicación, en esta y también en esta.

Ley de Educación Sexual Integral

En el año 2006, entra en vigencia una ley que establece que: "Todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal. "

Según la misma, se entiende que la educación sexual integral es aquella que "articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos"

La misma establece los siguientes objetivos:

  • Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas
  • Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral
  • Promover actitudes responsables ante la sexualidad
  • Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular
  • Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.

Por otra parte, en el artículo 5 se establece la obligatoriedad de la misma, la cual debe ser garantizada por las jurisdicciones nacional, provincial, de CABA y municipal. "Cada comunidad educativa incluirá en el proceso de elaboración de su proyecto institucional, la adaptación de las propuestas a su realidad sociocultural, en el marco del respeto a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros."

Por último, es importante remarcar que la misma no solo se orienta a los más jóvenes, sino que también estipula la participación de los padres, los cuales tendrán espacios de formación a su disposición, garantizados por las jurisdicciones previamente mencionadas. Los objetivos de estos espacios son:

  • Ampliar la información sobre aspectos biológicos, fisiológicos, genéticos, psicológicos, éticos, jurídicos y pedagógicos en relación con la sexualidad de niños, niñas y adolescentes
  • Promover la comprensión y el acompañamiento en la maduración afectiva del niño, niña y adolescente ayudándolo a formar su sexualidad y preparándolo para entablar relaciones interpersonales positivas
  • Vincular más estrechamente la escuela y la familia para el logro de los objetivos del programa

Contenidos promovidos por la ESI

  • Para el nivel inicial: se promueven hábitos de cuidado del cuerpo, se enseña a reconocer la intimidad propia y ajena, a desarrollar comportamientos de autoprotección y tanto a expresar el afecto como a respetar los sentimientos y necesidades de los demás. También se incluyen ‘nuevas’ formas de pensar los vínculos entre niñas y niños. “Propicia un uso igualitario del aula y del patio entre varones y mujeres, como así también de los juegos y juguetes en la medida en que considera que éstos no son ‘exclusivamente de varones’ o ‘exclusivamente de mujeres’”.
  • Para el nivel primario: además de continuar trabajando con los ejes del nivel inicial, se introduce el conocimiento de diferentes modos de organizar la vida social en distintos contextos y tiempos, problematizando los roles de género y las relaciones entre mujeres y varones en la organización familiar.
  • Para el nivel secundario: Se busca garantizar a los adolescentes acceso a información sobre los marcos normativo y jurídico que garantizan sus derechos en general y sus derechos sexuales y reproductivos en particular. También se les proporciona conocimiento de cómo obtener los recursos necesarios para ejercer su sexualidad con responsabilidad, para prevenir infecciones de transmisión sexual y decidir cuál es el mejor método anticonceptivo. Además, en esta instancia se busca fortalecer los procesos de construcción de autonomía, que posibilitan el respeto por la diversidad de identidades sin prejuicios derivados de la orientación sexual, la identidad de género, la apariencia física, las diferencias étnicas, culturales, etcétera. [9]

Con la Resolución 340 aprobada en 2018, se señalan cinco ejes conceptuales que deben ser abordados mediante la ESI, y la perspectiva de género es uno de ellos.

¿Es esta la única definición de Educación Sexual? ¿Es esta la única manera de implementar educación sexual en las escuelas? No, claro que no. Nos estamos refiriendo a un modelo que toma la perspectiva de género como uno de sus pilares y comprende a la sexualidad de un modo integral que abarca no sólo lo anatómico y biológico, y la vemos como una entre otras estrategias que ayuda a construir una sociedad con más equidad de género.

Podemos hacer foco en cómo prevenir el VIH, una de las asociaciones habituales a la educación sexual es justamente la prevención de infecciones de transmisión sexual. En este marco, otra estrategia es la llamada ABC: Abstinencia, Fidelidad, Condones (en inglés: Abstinence, Be faithful, use a Condom), que surge como opción superadora a modelos sólo basados en la abstinencia y que ha tenido bastante popularidad en los años 90 sobre todo a partir de su aplicación en Uganda y la disminución de la prevalencia del VIH en el país. Lo que se identificó en ese caso es que disminuyó la cantidad de parejas sexuales, aumentó el uso del condón y disminuyó la prevalencia del VIH, pero no hay consenso sobre el peso de cada uno de esos factores así como de otros que influyeron en el caso de Uganda como pueden ver acá, acá y acá.

Es esperable que las ITS se reduzcan si las personas no tienen relaciones sexuales o las tienen con una sola pareja. Pero lo que el modelo de educación sexual integral viene a plantear es que la sexualidad no se trata sólo de un comportamiento posible de modelar sino de una forma de ser y vincularse que incluye aspectos emocionales y psicológicos y que se dan en un contexto social e histórico específico. Atendiendo esa complejidad damos también lugar a la diversidad y al respeto hacia las diferentes vivencias y elecciones, bajo el paraguas de la educación sexual integral podemos estar tanto quienes hacemos el amor con una sola pareja como quienes tenemos sexo con varias. La educación sexual integral facilita que cada persona reconozca sus deseos y los de los demás, los pueda expresar y respetar.

El consenso en torno a la relevancia de la educación sexual integral se vio validado en nuestra región en el año 2008 con la firma de la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación” por parte de ministros de educación y salud de 31 países. Reconociendo que la educación sexual integral es parte de la solución a la epidemia de VIH, el grado de avance sobre los compromisos asumidos pasa a ser parte del problema.

Proyecto de reforma sobre la Ley de Educación Sexual Integral

Actualmente, la ESI es obligatoria para todos los establecimientos educativos (incluso los de gestión privada), pero existe la posibilidad de aplicarla de manera discrecional ya que hay un artículo en la ley (el 5°) que permite a cada institución educativa adaptar los contenidos de la ESI a su “ideario institucional” y a “las convicciones de sus miembros”. Como consecuencia, en Septiembre 2018, Odarda María Magdalena impulsó un proyecto de reforma, el cual busca, entre otras cosas, cerrar esa posibilidad para que la ESI y sus contenidos sean genuinamente accesibles, de modo que nadie sea privado de aprenderlos, vaya a la escuela que vaya.

El proyecto apunta, con todas sus contribuciones, a actualizar el marco de derechos de la ESI, considerando las leyes aprobadas desde 2006 que tienen que ver con sus contenidos, y garantizar que los contenidos mínimos establecidos por el programa sean obligatorios en todas las escuelas, limitando la posibilidad de que no se implementen en virtud de las adaptaciones al “ideario institucional” y las “convicciones de los miembros” de la escuela.[9]

A continuación, se detallan las modificaciones artículo por artículo:

El artículo 1:

Agrega que la educación sexual debe ser respetuosa de la diversidad sexual y de género, con carácter formativo, basada en conocimientos científicos y laicos. También, para que en adelante se mantenga actualizada la ley, agrega que los contenidos de la ley deben articularse “de forma congruente con los derechos reconocidos en las leyes vigentes”.

El artículo 2:

Actualiza el marco legal de las leyes cuyo cumplimiento orientan los lineamientos de la ESI, añadiendo las leyes de Matrimonio Igualitario, de Parto Humanizado, de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas; y de Identidad de Género.

El artículo 3:

Modifica la parte en que refiere a igualdad de trato y oportunidades, propone afirmar esa igualdad en general, y ya no solo “para varones y mujeres”, por lo que la aclaración es eliminada. Además, se añade dentro de ese objetivo “la no discriminación y un acceso igualitario a la Educación Sexual Integral para las diversas identidades de género y orientaciones sexuales”.

El artículo 5:

La modificación de este artículo es el eje central de la controversia porque es, en definitiva, el que elimina la vía para evitar en algunas escuelas la implementación de la ESI y los contenidos del programa. Mientras el artículo de la ley original permite a cada institución adaptar la propuesta de ESI a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros, el proyecto propone establecer como obligatorios los contenidos de la ley en todos los casos, de modo que “deberán incluirse en la currícula y modalidad de todos los niveles educativos de forma obligatoria, constituyéndose en disposiciones de orden público, independientemente de la modalidad, entorno o ámbito de cada institución educativa, sea de gestión pública o privada”.

El artículo 7:

Este artículo refiere a la comisión interdisciplinaria de especialistas en la temática para asesorar en la definición de los lineamientos curriculares básicos de la ESI, y el proyecto de reforma propone añadir a la comisión la responsabilidad de sugerir preguntas que sirvan como parámetro para para evaluar la enseñanza y aprendizaje de ESI.

El artículo 9:

El proyecto propone añadir un artículo, el 9 bis, que implementa un sistema de monitoreo sobre la aplicación de la ESI y sus resultados[9]

"Con mis hijos no te metas"

En este contexto, surgió un movimiento opuesto a la idea de la reforma, denominado #ConMisHijosNoTeMetas, apoyándose en la idea de que son los padres quienes deben definir los contenidos de educación sexual que estudiarán sus hijxs.

Este grupo, se apoya sobre la idea de que el Estado intenta impartir ‘ideología de género’, imponiendo contenidos morales por encima de la posibilidad de las familias de educar libre y exclusivamente en sus convicciones. Porque es justo aclarar que la campaña anti-ESI no propone que desaparezca la educación sexual de las escuelas, sino que apunta a que se imparta una determinada educación sexual, cuyos contenidos sean elegidos y supervisados por los padres y no por el Estado.[9]

¿Ideología de género?

Uno de los argumentos para rechazar la ESI es que parte de sus contenidos promueven mera ideología, a la que se refieren como ‘ideología de género’.  

¿En qué consiste esa ‘ideología de género’? Básicamente en plantear que, en las sociedades humanas, las identidades y roles sexuales no son biológicamente determinados de manera absoluta. Desde la perspectiva anti-ESI, sugerir que lo que implica ser mujer o varón no es un dato inherente a la naturaleza es algo completamente ‘anticientífico’. Según su visión, es la naturaleza la que, de forma ahistórica, establece cómo es (o debe ser) una mujer y cómo un varón. Además, se considera que cualquier propuesta que suponga ‘desviarse’ de ‘lo natural’ es moralmente opuesta al ‘bien’.

Esto es incorrecto ya que la biología no puede responder sobre cuestiones morales y políticas, ni tampoco puede explicar fenómenos sociales en su totalidad. Las características entendidas como "naturales" tienen un carácter inmutable y definitivo, el cual es incompatible con la evolución y el dinamismo. Por último, es un problema pensar que el hecho de proporcionar cierta información a niños, niñas y adolescentes implica una imposición ideológica, ya que finalmente, lo mas parecido a imponer una ideología y a "negar la posibilidad de elegir", es mostrar la realidad de manera parcial, o bien, patologizar o negar ciertas realidades. [9]

¿Estado totalitario?

Dicha mirada insiste en un derecho "de los padres", que contrapone al derecho del Estado, y plantea que este último, al querer impartir educación sexual, invade o impone creencias y valores individuales y familiares, por lo que es identificado como un "Estado totalitario".

Esta lógica es incorrecta, ya que el involucramiento del Estado en esta temática se da en función de los derechos de los niños, por tanto el mismo se involucra en tanto garante de estos derechos. No se trata de una lista de derechos que los padres pueden decidir cuando usar y cuando reclamar, porque son de los niños en tanto que titulares.[9]

Por otro lado, existe un enorme marco legal de derechos humanos, derechos del niño y leyes nacionales que respaldan la necesidad de aplicar la ESI:[9]

Declaración Universal de los Derechos Humanos
Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención de Belém do Pará).
Ley 23.179/85

Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW).

Ley 23.849/90

Convención sobre los derechos del niño (CDN) de 1990 Nacional.

Ley 23.798/90

Ley Nacional de SIDA. Decreto reglamentario nº 1244 de 1991.

Constitución Nacional Art. 75 inc. 22 y 23 – Reforma de 1994
Ley 24.417/94

Protección contra la violencia familiar.

Ley 25.273/00

Régimen de inasistencia para alumnas embarazadas.

Ley 25.584/02

Prohibición en los establecimientos de educación pública de toda acción institucional que impida el inicio o continuidad del ciclo escolar a alumnas embarazadas.

Ley 26.061/02

Protección Integral de los derechos de niños/as y adolescentes.

Ley 25.673/03

Creación del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Ley 25.808/03

Modificación del art.1 de la ley 25.584.

Ley 26.150/06

Ley del Programa Nacional de Educación Sexual.

Ley 26.130/06

Ley Nacional de anticoncepción quirúrgica.

Ley 26.364/08

Prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas.

Ley 26.485/09

Ley de protección integral para prevenir, sancionar, la violencia contra las mujeres en los ámbitos de relaciones interpersonales.

Ley 26618/10

Matrimonio Civil.

Ley 26743/12

Identidad de género.

Ley 26862/13

Acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida y reglamentación.

Ley 26892/13

Ley para la promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en instituciones educativas.

Ley 27234/15

Educar en igualdad: Prevención y erradicación de la violencia de género.


Legislación comparada

Hace exactamente 25 años la Conferencia Internacional sobre la Población y Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994, planteó la importancia y el compromiso de avanzar hacia una educación sexual integral con el fin de garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la población mundial. La Organización de las Naciones Unidas sostiene que la ESI es una herramienta fundamental para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, puntualmente los referidos a promover la igualdad de género y empoderamiento de la mujer, a reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y dar respuesta frente al VIH/sida.[10]Sin embargo, en América Latina, aquellos países que cuentan con una legislación concreta se pueden contar con los dedos de una mano (Costa Rica, Chile, Colombia, México y Uruguay).

Uruguay comenzó a aplicar, en 2007, el Programa Nacional de Educación Sexual en los distintos niveles del sistema educativo. Desde entonces, nueve de cada diez estudiantes han recibido información vinculada a la educación sexual en su institución educativa.[11]  Asimismo, el 90% de los jóvenes encuestados declaró que había sido debidamente informado sobre la temática de la sexualidad y un 80% afirmó conocer el uso del preservativo, así como conocer sus derechos sexuales y reproductivos. Así, no sorprende que Uruguay sea uno de los países mejor posicionados en cuanto al uso de anticonceptivos, con una tasa de cobertura del 79%. [12]

Chile es otro caso destacable, durante el primera presidencia de Michelle Bachelet, en 2010, fue promulgada la Ley 20.418 que establece, entre otros puntos, la obligatoriedad de la educación sexual en la enseñanza media. El embarazo adolescente registra una tendencia a la baja: en 2012, el Ministerio de Salud registraba 35.184 casos en menores de 19 años, para 2017 la cifra había caído a 17.242[13]

En Colombia la Ley General de Educación impuso en 1994 la obligatoriedad de enseñar una cátedra de educación sexual impartida de manera transversal en todas las asignaturas, a la vez que existe la Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva. Si bien la implementación de la ley es cuestionable, lo concreto es que desde 2012 la tasa de embarazo presenta una tendencia descendente (en 2018, una de cada cinco gestantes era menor de edad)[14]

Probablemente, la mejor nota sea la de Costa Rica, que en 2012 adoptó un programa nacional sobre sexualidad y registra la menor tasa de embarazo adolescente de Centroamérica (59 cada 1000 casos).

Sus resultados contrastan con El Salvador, país próximo, donde la educación sexual integral brilla por su ausencia ante las presiones de sectores conservadores, se registraron en 2018 tres nuevos casos de HIV[15] y 59 embarazos adolescentes por día[16] La situación en Nicaragua es aún peor: es el segundo de la región (detrás de República Dominicana) con más embarazos en adolescentes con una tasa de 92,8 mujeres de entre 15 y 19 años por cada mil nacimientos. [17]

En Guatemala, la OPS reporta que ha crecido el embarazo entre menores de 15 años en los últimos años. se aprobó un marco normativo que establece la educación integral en sexualidad en las instituciones educativas. Sin embargo, una norma no siempre va de la mano de la implementación. Según una investigación del Instituto Guttmatcher y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-Guatemala publicada en 2017, solamente el 7% de las y los estudiantes de 14 a 17 años de edad que fueron encuestados dijo que recibió enseñanza sobre todos los temas que constituyen la ESI.

Por otra parte, en Argentina, existe un proyecto de ley emitido por Magdalena Odarda, el cual tiene por objetivo "proponer modificaciones a la Ley de Educación Sexual Integral. En primer lugar, buscamos que la educación sexual sea integral, pero también científica y laica, desprovista de vínculos de sometimiento de cualquier tipo y respetuosa de la diversidad sexual y de género, con carácter formativo, basada en conocimientos científicos y laicos. En segundo lugar, establecemos que el Programa Nacional de Educación Sexual Integral en el ámbito del Ministerio de Educación respete y garantice lo prescripto en los tratados internacionales de derechos humanos, pero también las leyes de Matrimonio Igualitario; de la Ley 25.929, de Parto Humanizado; de la Ley 23.364, de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas; de la Ley 26.743, de Identidad de Género; el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa  ̳F., A.L. s/ medida autosatisfactiva‘; y el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo del Ministerio de Salud de la Nación. En tercer lugar, aseguramos que la aplicación de los contenidos referidos en el párrafo anterior deban bridar información científica respecto de la anticoncepción y sus métodos, y promoviendo la participación de centros de estudiantes, sindicatos docentes, organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, de la diversidad sexual y de género, de las personas con discapacidad y de los pueblos originarios. En cuarto lugar, encomendamos la responsabilidad al Ministerio de Educación de la Nación, en acuerdo con el Consejo Federal de Educación, de implementar un sistema de supervisión para evaluar en forma continua el grado de aplicación y los resultados del Programa de Educación Sexual Integral. Y, asimismo, creamos el Consejo de Monitoreo del Programa de Educación Sexual Integral, en el ámbito del Ministerio de Educación de la Nación, integrado por organizaciones de la sociedad civil, legalmente constituidas, con la función de llevar a cabo el monitoreo de la implementación de la presente Ley en las instituciones educativas de los niveles inicial, primaria, secundaria, educación de adultos y superior no universitario y modalidades de gestión estatal, social, privada, laica y confesional." [4]

Material adicional

Iniciativas estatales

Referencias

  1. Fundación Huesped, "Educación sexual integral" https://www.huesped.org.ar/informacion/derechos-sexuales-y-reproductivos/tus-derechos/educacion-sexual-integral/
  2. Informe nacional de resultados Aprender 2017 - Secundaria https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/reporte_nacional_2017_secundaria_web.pdf
  3. Informe nacional de resultados Aprender 2018 - 6to año nivel primario https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/aprender2018_primaria.pdf
  4. 4,0 4,1 Proyecto de Ley ESI - Magdalena Odardahttps://www.senado.gov.ar/parlamentario/parlamentaria/410499/downloadPdf
  5. Mariana Iglesias (10 de Julio del 2017), "Cada tres horas una nena de entre 10 y 14 años tiene un bebé en la Argentina". Clarin. https://www.clarin.com/sociedad/embarazo-infantil_0_Hyyy2LZSb.html
  6. UNFPA Argentina, "Datos sobre embarazo adolescente en la Argentina" http://www.unfpa.org.ar/sitio/index.php?option=com_content&view=article&id=202&Itemid=105
  7. Laura Velasco (2016), "Informe sobre educación sexual integral en CABA", CABA https://issuu.com/lauragvelasco/docs/informe_esi_ultima_version
  8. María Isabel Egas (2015), "Educación y embarazo adolescente. Evaluación del cambio curricular para Ecuador." Tesis de maestría, UNLP; Dir: Guillermo Cruces http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/57118/Documento_completo.pdf-PDFA.pdf?sequence=3&isAllowed=y
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 9,4 9,5 9,6 Minoldo, Sol (8 de Octubre de 2018), "Mejor hablar de ciertas cosas". El Gato y la Caja https://elgatoylacaja.com.ar/noticias/mejor-hablar-de-ciertas-cosas/
  10. https://www.un.org/es/millenniumgoals/
  11. Programa de Educación Sexual (PES) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) realizada entre 2015 y 2016 http://www.ceip.edu.uy/1724
  12. informe Estado de la Población Mundial del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) https://www.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/UNFPA_PUB_2019_ES_Estado_de_la_Poblacion_Mundial.pdf
  13. Sandoval Páez, Gabriela (11 de noviembre 2018) "Embarazo adolescente en Chile sigue a la baja y cae a la mitad desde 2012". La Tercera https://www.latercera.com/nacional/noticia/embarazo-adolescente-chile-sigue-la-baja-cae-la-mitad-desde-2012/396579/
  14. (7 de octubre 2019), Más que biología: cómo enseñar sexualidad en la escuela. Semana https://www.semana.com/educacion/articulo/como-ensenar-sexualidad-en-el-colegio/622743
  15. Hernandez, Evelia (29 de noviembre 2018) "Tres salvadoreños son infectados con VIH cada día", El Salvador https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/tres-salvadorenos-son-infectados-con-vih-cada-dia/544347/2018/
  16. (4 de mayo 2019), "19,190 embarazos en niñas y adolescentes durante el año 2017 en El Salvador". UFPA El Salvador https://elsalvador.unfpa.org/es/news/19190-embarazos-en-ni%C3%B1as-y-adolescentes-durante-el-a%C3%B1o-2017-en-el-salvador
  17. el informe Aceleración del progreso hacia la reducción del embarazo en la adolescencia en América Latina y el Caribe de UNICEF y la OPS http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/34853/9789275319765_spa.pdf?sequence=1&isAllowed=y